Si bien la higiene bucodental es imprescindible a lo largo de la vida de las personas, en tiempos de Covid19, es fundamental.

La cavidad bucal, nasal y la faringe, son puntos de entrada y mayor concentración de SARS-COV-2 durante el contagio del paciente (aunque se encuentre asintomático). Es por ello, que las posibilidades de contagio aumentan durante estos primeros días.

Varios estudios demuestran que, a mayor concentración de virus en la mucosa de la boca, más grave será la enfermad del Covid19

Se recomienda realizar un exhaustivo cepillado al menos 3 veces al día o después de cada comida.

Tampoco debemos olvidar los enjuagues bucales con colutorios con cloruro de cetilpiridinio (CPC) y povidona yodada para reducir la carga viral en la boca y disminuir la posibilidad de contagio. La sustantividad de los colutorios es de 3 a 5 horas, por lo que se recomienda utilizarlos 3 veces al día para mantener su efectividad.

Además, es muy importante la higiene interproximal (seda/cinta, cepillos interproximales e irrigadores) y la lingual. A través de los  receptores ECA2, las células humanas se infectan. Estos receptores se encuentran en su mayoría en las células de los alveolos pulmonares y en la lengua, siendo esta última un reservorio de virus.

 

CONSEJOS

 

A continuación, os dejamos unos consejos de higiene bucodental básicos para evitar el contagio:

No compartir el cepillo de dientes.

Evitar la contaminación cruzada: para ello debemos separar los cepillos de dientes que normalmente colocamos en un mismo vaso. Además, es recomendable utilizar tubos de pasta de dientes individuales.

Desinfección del cepillo de dientes: los filamentos del cepillo pueden contaminarse con los patógenos del ambiente. Por ello, se recomienda introducir durante 5 minutos el cepillo en agua oxigenada al 1%.

Desinfectar la dentadura postiza frotándola con un cepillo y jabón.

Cambiar el cepillo de dientes al menos cada 3 meses: para que un cepillo sea efectivo, debe cambiarse regularmente. También evitaremos la propagación de bacterias. En caso de haber sufrido la enfermedad, es necesario desechar el mismo ya que puede ser una vía de contagio para el resto de la familia o para uno mismo.

Mantener alejado el cepillo de dientes del inodoro: Varios estudios indican que el virus se puede trasmitir a través de las heces. Por ello, cada vez que se tira de la cadena, existe la posibilidad de que salga volando junto con parte del aerosol y caiga sobre el cepillo.

Colocar los cepillos en posición vertical y evitar ponerles la capucha: facilitaremos el secado rápido y evitaremos la proliferación de microorganismos. Además, en caso de tener capucha, esta debe tener orificios.

Higienizar las superficies del baño: es importante utilizar regularmente productos de limpieza a base de cloro (lejía).

Las evidencias científicas son limitadas. Sin embargo, no deja de ser menos cierto que la higiene bucal es de vital importancia, pudiéndose comparar con el gesto de lavarse las manos.