Cómo saber si tienes la lengua sucia

 

Si no tienes costumbre de limpiarla regularmente, es evidente que tendrás la lengua sucia. Para que lo veas más claramente presta atención a estas indicaciones:

– Ponte enfrente de un espejo y saca la lengua.

– Mira el color de ésta, si hay una capa blanca o amarillenta, está sucia.

Su color natural es el rosado, de forma que si la limpias a diario presentará esa tonalidad saludable. Ahora ya lo sabes, debes ver tu lengua de un tono rosa…

 

Te explicamos cómo hacer la limpieza

 

La lengua es habitualmente olvidada en la higiene dental. Pero, ¿sabias que el 90% de los problemas de halitosis se eliminan con una simple limpieza diaria de la lengua mediante un raspador?

Es una de las partes más importantes de tu boca. En ella se depositan restos de alimentos masticados y saliva. Su parte superior o dorsal tienen surcos en los que se acumulan dichos restos.

Si no la limpias, la lengua adquiere una capa que produce un efecto similar al del sarro en los dientes. Mal aliento, enfermedades de las encías, falta de sentido del gusto y hasta las caries pueden producirse por no limpiar la lengua. Y aunque los odontólogos recomiendan encarecidamente que se limpie, sin embargo, en los artículos sobre higiene dental suelen pasar desapercibidas estas recomendaciones.

Toma nota de cómo debes hacerlo.

 

Limpiador o raspador lingual

 

El cepillado de los dientes es imprescindible para una boca sana pero también debemos cuidar de la lengua. El raspador de lengua resulta muy util para realizar la limpieza correctamente. Está diseñado para esta función y será más eficaz que hacerlo con el cepillo de dientes.

 

¡Manos a la obra!

 

Estos son los pasos imprescindibles:

 

– Enjuaga tu boca con agua templada unos dos minutos para reblandecer la capa sobre la lengua.

– Escupe el agua. Nunca tragues agua de enjuague, aunque solo sea agua contiene toxinas de las bacterias.

– Introduce el raspador o cepillo de lengua en la parte interior o profunda de la lengua.

– Respira profundamente para evitar posibles náuseas.

– Realiza movimientos suaves desde dentro hacia afuera por su superficie. Siempre en el mismo sentido de dirección. Desde dentro hacia fuera.

– Repite este movimiento varias veces hasta que logres limpiar toda la superficie de la lengua.

– Cada vez que lo pases, enjuágalo para no esparcir las bacterias y restos de nuevo por la lengua.

– Una vez termines, enjuágate la boca con agua.

 

Cada cuánto tiempo debo limpiarme la lengua

 

Puedes usarlo tras cada cepillado, como mínimo una vez al día. Por la noche es lo más aconsejable. Así, por la noche tu boca no fermentará los restos de los alimentos.

Igualmente, para una correcta higiene bucal, te recomendamos que acudas regularmente al odontólogo, al menos una vez al año.

 

PIDE TU CITA YA PINCHANDO AQUÍ