¡CUIDADO CON LAS CAIDAS!

 

Un diente roto, o una rotura dental, es una de las urgencias más comunes que ocurren en nuestra clínica dental, ya sea por causa de un golpe o caída, de comer alimentos excesivamente duros, o debido a la falta de higiene bucodental que desencadena una enfermedad periodontal.

 

¿Qué hacer si me he roto un diente?

 

Acude al dentista lo antes posible

 

Lo primero que debes saber, es que para arreglar un diente roto, el tiempo desempeña un papel protagonista, ya que cuanto antes se le ponga solución, más altas serán las posibilidades de repararlo con éxito.

 

Mantenga la calma y no pierda los nervios si comienza a sangrar, ya que es algo totalmente normal.

Lo que debe hacer es enjuagarse la boca con agua, tratar de recoger la pieza dental si es posible, y acudir rápidamente al odontólogo.

 

Debemos diferenciar entre si la fractura es parcial o total:

 

  • Fractura parcial de un diente:

 

Si únicamente se ha roto una parte del diente, debes recoger el trozo de diente, limpiarlo cuidadosamente, y colocarte un trapo húmedo en la cara para tratar de rebajar la inflamación.

 

  • Fractura total de un diente: 

 

Si por el contrario la fractura del diente ha sido total, es decir el diente está fuera de la boca y ha abandona en su totalidad el alojamiento en el hueso, debe conservarse en leche o saliva del paciente, no limpiarse y acudir al dentista inmediatamente para tratar de reimplantarlo. Las siguientes tres horas son fundamentales para la supervivencia del diente.

 

 

 

Si se produce sangrado, es importante que tapones la herida con una servilleta o una gasa húmeda para tratar de cortar la hemorragia.

 

En cualquier caso, lo más importante es que acudas a la consulta de tu odontólogo cuanto antes. Él sabrá cuál es la mejor solución para reparar la fractura, consiguiendo un excelente resultado, e incluso permitiéndote, en muchos casos, mantener tu diente natural.

Pide tu cita Aquí